Las diferencias que da el contexto

Por Nuria Am

Una amiga de una amiga le dijo a mi amiga que ella era el otro extremo de la falta de consideración por el otro… eso es bueno o malo?
A ver. Ser desconsiderado significaría no tener en cuenta lo que a otro le pasa frente a determinada actitud, no? Más allá de la intención con la que el primero actúa algo provoca en el otro… No tener en cuenta eso, es ser desconsiderado ¿Estamos de acuerdo?

Ahora, ser el otro extremo de la falta de consideración es ser muy considerado, lo cual sería un aspecto positivo… De todos modos, cuando esas palabras vienen acompañadas de un «revisate: solés cambiar planes para que otro no se quede colgado; te llevas mil pibes cuando tu intención era invitar a 2 amigos de tus hijos, pero de repente viste que un compañerito se ponía a llorar; te estresás el fin de semana de antemano porque tapás la agenda de compromisos para que nadie se sienta mal porque no vas a su evento, cuando en realidad tenías ganas de quedarte tipo esqueletito hasta terminar de ver esa serie que tenés pendiente hace más de 3 meses». Eso, dejaría de ser algo positivo para convertirse en algo totalmente contraindicado.

El contexto encierra el significado real de un comentario. Siempre. Eso no es novedad.

Entonces, de aquí me surgen 2 cuestiones para decirle a mi amiga:

La primera, como te ven te tratan, la escuchaste alguna vez? Si sos la que siempre considera, porque no esperar de vos que seas considerada? Y cuidado con decir alguna vez que no! si siempre decís que si!

La segunda, no te preocupes, como seas, igual, te van a criticar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *