¿Qué hay detrás de las vidas perfectas?

Los ves sonriendo en Instagram, con su pose impecable, su sonrisa de dientes espléndidos, ostentando alegría, belleza, perfección. Tienen lo que vos no tenés. O tuviste, y algún día perdiste. O peor, nunca supiste que lo tenías y te mirabas al espejo llena de complejos (adolescencia … ¿te suena?). Puede pasar, quizá, que añores esa vida de película que tiene tu amiga casada con su familia feliz y sus hijos perfectos, siempre rodeada de amor, y vos, soltera, sin obligaciones pero con la agenda del fin de semana libre, demasiado libre, esperando ese llamado que nunca llega. Hay un refrán que dice que el pasto siempre es más verde en el jardín del vecino. Y algo de esa fantasía nos gobierna cuando nos creemos que existen las vidas perfectas y que son los otros quienes las disfrutan. Nosotras, por Muy de Minas que seamos, no nos sentimos tocadas por la varita mágica. Sobre este tema se basa en parte La chica del tren, de Paula Hawkins, editado por Planeta y publicado el año pasado. También se hizo una película, protagonizada por Emily Blunt y dirigida por Tate Taylor.

La chica del tren es Rachel, una mujer joven divorciada, que tiene problemas con el alcohol, está sin trabajo y deprimida por el abandono de su pareja. Para pasar los días sigue la misma rutina cuando tenía su vida organizada y trabajaba en una agencia de publicidad: viaja en tren ida y vuelta desde su pueblo hasta Londres y en el trayecto, suele mirar por la ventanilla, observa las casas que dan a las vías y empieza a imaginar cómo son las vidas de sus habitantes. Felices, en sus hogares llenos de amor y armonía. Incluso les inventa nombres ficticios. Proyecta en ellos lo que ella no tiene, lo que le gustaría vivir. Hasta que en uno de esos barrios, el mismo en el que ella vivía estando casada, sucede un crimen que ocupa las páginas de los diarios. A partir de ahí sus días cobran un nuevo sentido. Ayudar a la policía a investigar qué pasó. Es una historia atrapante en todas sus páginas. Va narrando los hechos, a partir de lo que cuentan cada uno de los personajes, y al final se va desentrañando el misterio, siempre mediante el relato de los personajes, en realidad no de todos los personajes, sólo de los femeninos.

Si no lo leyeron, lo recomiendo con absoluto entusiasmo porque sé que tiene todo para una gran historia, rescata la importancia de los detalles, de estar alertas a los mensajes que tenemos alrededor, a creer en nuestra voz interior, confiar en nosotros mismos, tener esa intuición que nos dice que ahí hay algo raro.

Puede ocurrir que, si ya leíste varios policiales, intuyas quién es el malo a mitad del libro, en ese sentido no es que te va a sorprender. Pero de todos modos, es imposible dejar de leer hasta el último renglón.

Enlaces

Editorial Planeta:

http://www.planetadelibros.com.ar/
IG: @planetadelibrosar 
Tw: @PlanetaLibrosAr 

Paula Hawkins:

IG @paulahawkins2010
TW @PaulaHWrites

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *