Renacer en época de pandemia

En estos tiempos difíciles, hay noticias que se abren entre nubarrones para que el calorcito nos llegue.

Este es el caso de NAMIDA, un secreto guardado en el barrio porteño de Palermo, que renació con casa propia: un acogedor local ubicado en El Salvador 5783.

Siempre apostando a productos de primera calidad, cuidados y respetados de origen, Namida trae consigo una propuesta superadora donde prevalece una convivencia tan atípica como tentadora entre la cocina japonesa en combinación con los sabores bien nuestros; utilizando sabores, reminiscencias y productos típicos de Argentina.

De esta manera, la armonía de sabores tiene una identidad muy marcada en Namida: langostinos furai con alioli de choclos, arrolladitos argentinos de osobuco con salsa agridulce, niguiris de salmón fresco quemado con aceite de trufa y huevo frito de codorniz o niguiris de pesca nacional del día flameada con alioli de chimi crocante son algunos de los ejemplos en los que la cultura milenaria japonesa se une a ingredientes y sabores autóctonos formando un sabor único en el paladar.

La cocina cuenta con dos visiones distintas que trabajan con un solo objetivo. Por un lado, Facundo Kreiman, un sushiman con más de 14 años de experiencia elaborando este producto, haciendo hincapié en la variedad de pescados de diferentes regiones de nuestro país. Por otro, Matias Kreiman, un chef con conocimientos en cocina internacional y experiencia en distintos países que trae la estructura y técnica necesaria para la elaboración exitosa. Juntos generan una propuesta de cocina japonesa con tinte global, que remarca los sabores de la región desde todos sus platos.

Pasamos por ahí y charlamos con Matías.

Hacé click acá para escuchar la nota.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *