Todos necesitamos de alguien con quien hablar

Por Daniela Chueke

Con Celina Abud nos conocimos en twitter. Yo le di fav y retuit a un tuit suy en el que anunciaba la presentación de su libro de cuentos Alguien con quien hablar, editado por Crackup, y ella me agradeció.
Ahí empezó un diálogo virtual y promesas de conocernos, la iba a entrevistar para mi Blog Club de Lectura que por entonces tenía en la Revista Ohlalá, pero no se dio.

Los cuentos son poderosos, la pluma de Celina denota mucha calidad, es bien actual, ácida, detallista, irónica. Ella se ríe de los estereotipos de hombres y mujeres jóvenes de las últimas décadas, lo cool, lo palermitano, las relaciones líquidas, las obsesiones, los desencuentros.

Una mujer vista por cinco hombres y narrada por ellos, es el primer cuento ¿Hace cuánto que nos vemos? , que indefectiblemente nos muestra la dificultad del ser humano de conocer a otro en su verdadera identidad. El otro, la otra, en este cuento, es una pantalla, una proyección de lo que cada uno puede o quiere ver, de sus fantasías, de sus deseos, de sus conflictos. Y el amor, en ese contexto, siempre como la respuesta. O la pregunta…

El segundo cuento, Las agujas, se estructura en una suerte de diálogo epistolar adaptado a las nuevas tecnología, el mail, el watsapp. Son una serie de intercambios entre Adrián y Martín, dos compañeros de tesis y amigos en los que se exponen las dificultades, miedos e inseguridades propias de este proceso, la redacción de una tesis, se sabe , es una bisagra en la vida de cualquier estudiante universitario. La autora logra poner la lupa en una instancia de la vida que tienen tanto de pasión como de tedio y transformarla en un hecho literario.

El último de los cuentos, que le da nombre al libro, Alguien con quien hablar, es autobiográfico y es donde la autora, también periodista, refleja los gajes del oficio. El cuento es relato, pero también es investigación, entrevista, búsqueda de respuestas. Todo surge cuando la protagonista encuentra un svástica dibujada en el ascensor de su edificio. El resto es su búsqueda persistente de alguien con quien hablar.

Escuchá la entrevista a Celina Abud en mi columna #Libroterapia en el programa del 10 de diciembre.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *