Día Internacional de la Hamburguesa

Para la Real Academia Española (RAE) podemos decirle hamburguesa a una “tortita de carne picada, con diversos ingredientes, frita o asada”.

Una de las creencias del nacimiento de las hamburguesas se le adjudica a una tribu nómade mongol, estos ponían piezas de carne bajo la montura del caballo, y el movimiento hacia que se desmenuce, mientras que la fricción y el calor del equino la cocinen de alguna manera, la verdad que me da más seguridad un chori al costado del camino general Belgrano o un Paty en la cancha de Chacarita.

Estos muchachos dirigidos por el gran Gengis Khan “El Mongol” (increíblemente retratado en Titanes en el Ring) llevaron este tipo de “plato” a lo que hoy conocemos como Rusia.

Ese plato llega a Hamburgo transformándose en un “Frikadeller”, una especie de albondigón de unos 250 a 300 gramos, con el tiempo buscando una mejor cocción comenzaron a aplastarla un poco para que no quede cruda en el medio. Y al parecer a mediados del 1800 Nueva York era uno de los destinos más comunes de los barcos alemanes, más precisamente de Hamburgo, los marineros hamburgueses bajaban con bastante hambre y comenzaron a pedirles a los cocineros de los bodegones Neoyorquinos bifes al estilo Hamburgo. Le pasaban la receta para para que se los preparen, y los cocineros pasaron a llamarlas hamburger steak. O sea, el bife de Hamburgo.

Hasta ahí, se comía al plato con cuchillo y tenedor, pero un tipo nacido en Wisconsin (donde esta una de las universidades preferidas de Nuria) llamado Charles Nagreen, ofreció en 1885 en una feria rural las hamburger steak, pero vendió menos que si ofreciera anchoas en el desierto, el tipo sabía que iba a funcionar, entonces al año siguiente vio que lo mejor para una feria era un sanguche, para que la gente caminase libremente mientras comía y la metió entre dos panes. Así nace la hamburguesa prácticamente como hoy la conocemos.

Al poco tiempo empiezan a ofrecerla en un local llamado “The White Castle” el castillo blanco para los amigos, y así se hizo muy popular, después aparecieron las otras grandes cadenas que hoy conocemos.
Dos datos fundamentales para preparar unas buenas hamburguesas:
Uno de los principales secretos es que tenga un 20 % de grasa, el corte que tiene esta relación naturalmente es el ojo de bife.

¿Cómo hacer para que no se desarmen?
No hace falta agregarle ni huevo no pan rallado, el secreto es amasar la carne mucho antes de darles forma, así el colágeno de la carne va uniendo toda la materia.
Para acompañarlas no hay nada mejor que un rico vino tinto, porque necesito que me arrastre toda la grasitud que me va a dejar en el paladar.

El 28 de mayo es el Día Internacional de la hamburguesa, y esta bueno que aprovechemos la fecha ya que se cumplió el aniversario de la serie Friends, así que nada mejor que acompañar una buena hamburguesa con un vino que nació para celebrar la amistad el OLD Friends de Fabricio Oberto, Juan Longo y nuestros amigos Héctor y Pablo Durigutti.

Un corte de Malbec, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, muy frutado y especiado, muy rico vino.
Gran parte de esta información fue adquirida por charlas con el gran chef y amigo de la casa Rodrigo Toso.

#blend #vino #Malbec # CabernetSauvignon # CabernetFranc #hamburguesa

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *